logo%20montse_edited.jpg
montsepijuan_edited.png

YOGUR DE COCO CON COULIS DE MANGO

YOGUR DE COCO CON COULIS DE MANGO

Os aseguro que no soy muy fan del coco porque mi cuerpo siempre lo ha reconocido como una fruta muy lejana, casi ajena a mis células. Me ocurre lo mismo con otras frutas como el kiwi o la papaya, así que los tomo muy asiduamente.

Su aroma dulzón me empalaga, demasiado intenso, pero como convivo con personas “pro-coco” y en casa estoy en minoría, no me ha quedado más remedio que ponerme el delantal y experimentar con recetas nuevas a base de coco. Y así encontré esta delicia de yogur. Me enamoré de su cremosidad y delicada acidez al momento, hasta el punto que durante un tiempo quise experimentar con coco a tutti pleni, gambas con leche de coco y arroz, pollo salteado con verduras y copos de coco, compota de manzana con coco rallado, arroz con leche de coco…. hasta que mi cuerpo topó con su límite y dijo ¡basta! Así que ahora lo vuelvo a consumir puntualmente. Autorregulación pura y dura.

Con este yogur podremos disfrutar de un desayuno lleno de energía sin leche, sin gluten y sin azúcares añadidos, sólo los naturalmente presentes en el mango. Aprovecharemos los efectos probióticos de sus fermentos vivos, el betacaroteno del mango que nos cuidará la vista, el cabello y la piel, y las magníficas propiedades terapéuticas del kuzu ¡¡un gran regulador intestinal y vigorizante!! Un alimento terapéutico en toda regla.

Y evidentemente los beneficios del coco, no me olvido de él, pero como ingrediente principal de la receta creo que merece una mención a parte.

El coco contiene ácidos grasos saturados de cadena media, (especialmente el láurico), que a diferencia de otros son de fácil digestión y estimulan el metabolismo. El cuerpo utiliza esta energía de forma inmediata sin acumularla en nuestros tejidos por eso se recomienda en dietas de adelgazamiento, además de que sacia rápido. Pero a pesar de ello, no debemos abusar porque es importante variar el tipo de grasas que ingerimos y porque la comercialización del coco no es muy sostenible.

Seguimos con sus propiedades… tiene un alto contenido en antioxidantes y propiedades antifúngicas y antibacterianas. Su agua, es ideal como reconstituyente porque contiene todos los minerales que el cuerpo necesita para su funcionamiento. Muy indicado para los deportistas cómo sustituto de los isotónicos comerciales extra-azucarados.

Si al yogur le queremos dar un toque crunchy irresistible os recomiendo que le pongáis granola casera por encima, que os ayudará a reducir la ansiedad y a liberar tensiones. Si queréis os puedo escribir la receta en otro post.

A ver si os gusta tanto como a mi y os alegra las mañanas, ¡ya me diréis!

image001.png

YOGUR DE COCO CON COULIS DE MANGO

34 min

12 h de fermentación

7 Raciones

Descarga Receta en PDF

Ingredientes

Yogur de coco:

- 1 l de leche de coco (sin azúcar)

- 1 g fermentos liofilizados con bífidus o 2 cápsulas probióticas

- 2 c.s. kuzu o 4 g de agar-agar en polvo

Coulis de mango:

- 1 mango

- 1 limón (el zumo y la piel)

- 2 c.p. de kuzu o 1 c.p. rasa de agar-agar

- 100 ml bebida de almendra o agua

Pasos

    1. Calentar 3/4 partes de la bebida de coco en una olla.

    2. Disolver en una taza el kuzu con el resto de la bebida de coco y una vez esté completamente disuelto añadir a la olla.

    3. Llevar a ebullición sin dejar de remover durante un par de minutos y retirar del fuego. Veréis como va espesando poco a poco. Es importante que el kuzu hierva muy poco para aprovechar sus propiedades terapéuticas.

    4. Con un termómetro de cocina mirar que baje la temperatura a 38°C para mantener vivos los fermentos. (A partir de 45°C estos se mueren).

    5. Es el momento de poner los fermentos liofilizados o las cápsulas. Remover.

    6. Llenar tarros de cristal (sin tapa) en una yogurtera entre 12-14 horas o en su defecto, poner los tarros dentro de una olla en el horno previamente calentado a una temperatura de entre 38-40°C tapados con un paño o la propia tapa de la olla pero sin cerrarla herméticamente.* (Cuando pongáis los tarros el horno debe de estar apagado).

    7. Pasado este tiempo, sacar los tarros, taparlos bien y poner en la nevera para cortar la fermentación. Dejarlos mínimo 4 horas antes de consumir. Si se ha separado el suero del yogur, mezclar con cuidado y ya estará listo para comer.

    Coulis de mango:

    1. Rallar la piel del limón y reservar.

    2. Triturar el mango en la batidora o un robot de cocina y poner en un cazo al fuego con el zumo del limón.

    3. Mientras coge temperatura, diluir muy bien el kuzu en 3 cucharadas soperas de agua evitando que queden grumos. Añadir el mango sin dejar de remover.

    4. Calentar en un cazo y cuando empiece a hervir toda la mezcla, seguir removiendo un par de minutos para que espese y retirar del fuego. Veréis que le dará una consistencia muy cremosa.

    Mezclar el yogur de coco con la ralladura del limón y poner el coulis de mango por encima.

Tips

    - *En verano probablemente no será necesario poner temperatura al horno, sólo en invierno. Éste os hará de yogurtera. Si en algún momento la temperatura del horno baja porque el ambiente es frío, tendréis que encenderlo otra vez al mínimo para volverlo a calentar pero sin que pase los 45°C.

    - Si os apetece un yogur más dulce, le podéis poner una cucharadita de miel o de azúcar de coco, a mi personalmente me gusta saborear el contraste del ácido del yogur con el dulzor de la fruta.

    - Si preferís utilizar el agar-agar como espesante la consistencia que le dará será más gelatinosa. Otros espesantes que también podéis utilizar: almidón de arruruz o de tapioca, unos 3-4 c.s/l, pero estos no tienen el poder terapéutico del kuzu. Se deben disolver en un líquido que esté entre 60-80° unos 10 minutos.

    - También podéis utilizar uno de estos yogures para resembrar otros, hasta 4 veces. Tendréis que seguir los mismos pasos anteriores pero en lugar de mezclar fermentos liofilizados o cápsulas, mezclar uno de vuestros yogures.

    - Si no tenéis tiempo para hacer este yogur, pero lo queréis tener en vuestra nevera estáis de suerte porque hoy en día podéis encontrar varias marcas en las tiendas de alimentación ecológica muy aconsejables.