logo%20montse_edited.jpg
montsepijuan_edited.png

SALSA PESTO REMINERALIZANTE

SALSA PESTO REMINERALIZANTE

La salsa pesto es una de mis salsas favoritas porque es muy pero que muy fácil de hacer, contiene muchos nutrientes, es versátil y suele gustar mucho. ¿Qué más se le puede pedir a una salsa?! Yo siempre tengo un tarro en la nevera porque es ideal para acompañar un pescado al horno, unos espaguetis, una ensalada de lentejas, unas pechugas de pollo a la plancha, una hamburguesa vegetal, encima de una pizza… ya veis, ¡un sinfín de posibilidades! Ideal para todas las corrientes dietéticas, vegana, vegetariana, evolutiva…

Al ser vegana y raw (con alimentos crudos) obtenemos el 100% de sus nutrientes, todas sus cualidades enzimáticas, antioxidantes, grasas saludables, un plus de minerales al llevar las algas, prebióticos y probióticos que os ayudarán a mejorar la salud de vuestros intestinos.

Es importante cuidar los intestinos porque de su salud, en parte dependerá nuestro estado de ánimo. Saboreando esta receta, disfrutaréis con cada bocado y los estaréis mimando.

Como curiosidad, me gustaría remarcar las propiedades del perejil, actualmente un poco olvidado pero que en realidad es otro potente aliado de la salud. Es el rey de la vitamina K, encargada de regular los mecanismos de coagulación de la sangre (con menos de una cucharada obtenemos la dosis diaria recomendada). Y también es el príncipe de la vitamina C, ¡por encima de los cítricos! Así que no hay excusas, a poner perejil en vuestros platos.

Si os he convencido, os recomiendo que cuando entréis en la cocina dispuestos a preparar la salsa, hagáis bastante cantidad y así la congeláis en tarros pequeños para otras ocasiones, queda igual de rica. Es verdad que a veces se oscurece un poco pero para evitarlo se pueden escaldar las hojas de albahaca unos segundos y enfriar inmediatamente con agua y hielo, así evitaréis que no se quemen sus aceites naturalmente presentes.

La receta original, se hace con piñones pero debido a su elevado precio yo los sustituyo por anacardos y/o pipas de girasol, que le dan una cremosidad y un ligero sabor a queso que me encanta. Para las ocasiones especiales me reservo los piñones que los sirvo por encima de la salsa ligeramente tostados. Remarco ligeramente porque sus aceites son muy inestables y se queman con facilidad perdiendo así sus beneficios y oxidando el cuerpo. La verdad es que le dan un sabor intenso y una textura crujiente irresistible. Podéis ir experimentando con otros frutos secos, como almendras, nueces, avellanas, pistachos etc. hasta encontrar vuestra salsa pesto ideal.

Se puede conservar en la nevera en un tarro de cristal bien cerrado unos 8 días. Es importante que la salsa esté bien cubierta con aceite de oliva así evitaremos que se oxide rápido.

image001.png

SALSA PESTO REMINERALIZANTE

15 min

--

300 ml

Descarga Receta en PDF

Ingredientes

- 5 g almendras (o anacardos, nueces, avellanas…al gusto)

- 30 g pipas de girasol

- 1 puñado de piñones (opcional)

- 80 g albahaca

- 1 manojo de rúcula

- 4-5 ramas de perejil

- 2 c.p. de alga wakame seca

- 1 ajo pelado (pequeño)

- 100 g aceite de oliva virgen extra

- 1/2 c.p. sal marina

- 1 c.p. miso

- 2-3 c.s. parmesano o levadura nutricional para aquellos que no quieran o no puedan tomar leche y derivados

Pasos

    1. Poner en remojo la alga wakame 5-10 minutos y pasado este tiempo escurrir bien.

    2. Tostar ligeramente la pipas y las almendras en una paella o en el horno para eliminar los antinutrientes, removiendo de vez en cuando.

    3. En un robot de cocina o batidora poner la alga y el resto de ingredientes menos la sal y los piñones.

    4. Rectificar de sal al final porque el miso y el parmesano o la levadura nutricional ya tienen un sabor fuertes.

Tips

    * - Si tenéis dificultad para digerir el ajo lo podéis blanquear previamente o sacarle el corazón, pero de esta última forma perderéis bastantes de sus propiedades. De hecho en esta receta, al utilizar el ajo en crudo aprovecháis sus propiedades como antibiótico natural.

    - Debéis procurar que el miso no esté pasteurizado.

    - Si la salsa es muy concentrada le podéis añadir más aceite o un poco de agua, incluso un poco de agua de la cocción de la pasta.

    - Que quede muy claro que la levadura nutricional no tiene las mismas propiedades que el queso aunque organolépticamente se le parece.

    - Importante:

    o Las personas con cándidas o con alteraciones en la flora intestinal sólo deberían tomar levadura nutricional inactivada.

    o Las personas con problemas de tiroides no deberían tomar algas o hacerlo bajo supervisión de un especialista