logo%20montse_edited.jpg
montsepijuan_edited.png

GARBANZOS GUISADOS CON SOFRITO DE CALABAZA Y PICADA

GARBANZOS GUISADOS CON SOFRITO DE CALABAZA Y PICADA

Aquí os dejo esta delicia de “Garbanzos guisados con sofrito de calabaza y picada”
para ir calentando el cuerpo porque ahora sí que parece que el frío ha venido para quedarse.

¡Deseo que lo disfrutéis!

image001.png

GARBANZOS GUISADOS CON SOFRITO DE CALABAZA Y PICADA

25 min

20 min

4

Descarga Receta en PDF

Ingredientes

- 600 g garbanzos cocidos (1,5 bote de garbanzos cocidos)

- 1 cebolla

- 1 zanahoria

- 200 g de calabaza

- 2 c.s. de salsa de tomate

- 3 ajos

- 1 hoja de laurel

- 1 dedal de jengibre fresco pelado

- pimentón de La Vera

- 2 c.p. ajo y perejil picados

- 1 puñado de avellanas

- agua mineral o caldo de verduras

- aceite de oliva virgen extra

- sal marina

Pasos

    1- Picar la cebolla, la zanahoria y la calabaza en un robot de cocina o con un cuchillo, vigilando que no se trituren completamente. Os tienen que quedar trozos pequeños y cuanto más regulares mejor.

    2- En una olla con un poco de aceite pochar las verduras y salar.

    3- Cuando la cebolla esté transparente, laminar los ajos y añadir al sofrito junto con el jengibre y la hoja de laurel. Sofreír unos 3-4 minutos para que se mezclen los sabores.

    4- Espolvorear con el pimentón, remover bien y a continuación añadir la salsa de tomate. Sofreír todo junto un par de minutos más y rectificar de sal si fuera necesario.

    5- Incorporar los garbanzos y el agua o caldo de verduras al gusto. Rectificar de sal y cocinar todo junto unos 10 minutos con un hervor tranquilo para que los garbanzos absorban lo sabores.

    6- En un mortero picar el ajo, el perejil y el puñado de avellanas, e incorporarlo al estofado. Cocinar 2 minutos más y ya lo tendréis listo.

Tips

    - Os recomiendo acompañar el estofado con una buena ensalada, así obtendréis los beneficios de las verduras crudas y de las cocinadas.

    - Si os ha sobrado guiso, lo podéis triturar en un robot de cocina con un poco de caldo y tendréis una crema rica para otro día. Esta opción os puede sorprender, pero el resultado os aseguro que es una crema delicada y sabrosa.