logo%20montse_edited.jpg
montsepijuan_edited.png

CALDO BASE DE HUESOS

CALDO BASE DE HUESOS

Aquí os dejo un básico de mi despensa: el caldo de huesos. Un gran aliado de nuestra salud por su poder remineralizante, hidratante, reconstituyente y depurativo. Su aportación de colágeno y gelatina nos ayudará a regenerar el sistema digestivo y a mantener las articulaciones, piel, cabello y uñas sanos. Y todo ello a un precio súper económico. De hecho, muchos de los nutrientes que nos aportan los caldos de huesos (calcio, magnesio, sodio, arginina, glucosamina…) están en la farmacia en forma de suplemento, pero a un precio mucho más elevado y con una menor biodisponibilidad para nuestro organismo. En cambio, en el caldo de huesos los nutrientes están presentes en una forma que podemos absorber con más facilidad aunque no sea al 100%.

También quiero remarcar su delicioso sabor y la sensación de confort que nos genera cuando lo tomamos. ¿Quién no se ha sentido más cuidado después de tomar un bol de caldo de la madre o de la abuela? Mucho cariño en formato líquido.

Una receta top en el listado de recetas más nutritivas.

Os recomiendo que compréis un pollo ecológico entero en la carnicería de confianza porque el precio por quilo es más barato que si compráis partes sueltas. Pedir al carnicero que os lo deshuese y empaquete como a vosotros os guste. Yo personalmente, aprovecho la carcasa, el cuello, las alas y los huesos de los muslos para hacer el caldo. Pido que me hagan las pechugas a filetes y los muslos deshuesados (y con piel). Entonces cuando llego a casa, preparo el caldo y congelo los paquetes que no vaya a cocinar en los próximos días. Eso sí, como el caldo que os presento necesita mucho tiempo de cocción os recomiendo que lo hagáis un día que tengáis que estar muchas horas en casa. Podéis hacer bastante cantidad y congelar una parte en tarros de diferentes tamaños con los que podréis enriquecer una salsa, una crema, un estofado o tener una sopa para calentaros los día más fríos del invierno.

A parte de los huesos del pollo también intento poner un hueso de rodilla de ternera y un pie de cerdo u otros huesos que tengáis que le puedan aportar colágeno (rabo, costilla…).

Y para que tenga un efecto más depurativo le añado muchas verduras como las zanahorias, puerro, nabo, chirivía, cebolla… y restos de verduras que tenga en la nevera: tronco de brócoli o de coliflor, las hojas más feas del puerro, hojas externas de lechuga, apio, hojas de zanahoria, restos de patata….

Y ya para terminar y siguiendo con esta filosofía del aprovechamiento os recomiendo recuperar la carne que haya quedado en los huesos y las verduras del caldo para hacer croquetas. Si os gusta la idea os paso la receta en otro post.

image001.png

CALDO BASE DE HUESOS

3.30 h

3 h

5 - 7 l

Descarga Receta en PDF

Ingredientes

- 1 carcasa de pollo o gallina, con el cuello. Si tenéis otros huesos de los muslos o de las alas también los podéis poner.

- 1 hueso de rodilla de ternera

- 1 pie de cerdo bien limpio

- 1 trozo de costilla

- 2 c.s. vinagre de manzana o un chorrito de limón

- 2 hojas de laurel

- 1 puerro

- 1 cebolla

- 2 zanahorias

- 1 nabo

- 1 chirivía

- 1 rama de apio

Pasos

    1. Precalentar el horno a 200ºC.

    2. Tostar los huesos unos 35 min. en el horno así potenciaréis su sabor y os será muy fácil retirar la grasa e impurezas.

    3. En una olla bien alta (con capacidad para unos 5- 7 l) poner todos los huesos tostados, cubrir con agua, poner el vinagre o limón y el laurel y lo lleváis a ebullición. Cuando empiece a hervir bajar el fuego al mínimo pero sin que deje de hervir y dejar unas 2-3 horas.

    4. Desespumar si fuera necesario. Si se han tostado los huesos y estos son ecológicos probablemente no será necesario este paso.

    5. Incorporar las verduras cortadas en trozos grandes y hervir todo junto 30 minutos más.

    6. Dejar enfriar un poco y cuando esté a temperatura ambiente colar con un colador de algodón o una malla fina y envasar en botellas o tarros de cristal. Tener en cuenta que si lo dejáis enfriar a temperatura de nevera después no lo podréis colar bien porque tendrá una consistencia gelatinosa.

    7. Enfriar en la nevera. Se conservará 3 días perfectamente. Veréis que cuando esté frío se separará la grasa que haya podido quedar y os será muy fácil de retirar con una cuchara.

Tips

    - *Muy importante que los huesos sean de animales criados según los criterios de producción ecológica y/o de pasto. Recordad que en la grasa animal es dónde se acumulan más tóxicos y por lixiviación podrían pasar al caldo.

    - Como habréis hecho bastante cantidad de caldo os recomiendo que una parte la congeléis. Acordaros de no llenar los tarros o botellas hasta arriba porque a medida que se vaya congelando aumentará su volumen y podría romperse el tarro dentro del congelador.