logo%20montse_edited.jpg
montsepijuan_edited.png

UN POCO MÁS SOBRE MI

Actualizado: 15 sept


Si has llegado hasta aquí es porque probablemente quieres conocerme un poco más. Pues… ¡vamos allá!


Después de estar pensando un buen rato sobre cómo me describiría me he dado cuenta que necesito responder echando un vistazo atrás. Creo que soy la suma de todo lo vivido, o mejor dicho, de todos los que os habéis cruzado en mi camino, unos simplemente de pasada y otros para seguir acompañándome en el trayecto, pero todos dejando una huella y haciendo que sea quién soy en la actualidad y os quiero dar las gracias por ello, y de hecho… ¿qué mejor forma de empezar un proyecto sino es dando las gracias por lo recibido?!


Sois muchos los que me habéis influenciado pero en esta ocasión quiero hacer una mención especial….

  • “Àvia”, gracias por conectar conmigo a través de la cocina, por enseñarme a disfrutar de ella y a transformar lo simple en un manjar.

  • “Pare”, gracias por tu optimismo, honradez, capacidad de superación, por mostrar una fuerza titánica para seguir adelante y por saber disfrutar de las pequeñas cosas.

  • “Mare”, gracias por tu bondad, incondicionalidad, por encontrar placer en lo estético y transmitirme una pulsión hacia lo saludable.

Sin daros cuenta, habéis ido cosiendo estos pedacitos de vosotros mismos dentro de mí. Pedacitos que ahora me caracterizan y me impulsan con fuerza y de forma natural a iniciar este proyecto y lo hago convencida de que lo natural siempre lleva a la autenticidad, no puede ser de otra forma.


Así que aquí me tenéis, en la versión más auténtica de mi YO, con muchas ganas de compartir y seguir aprendiendo.


Con esta web me permito aunar algunas de mis pasiones: la crianza respetuosa, la alimentación y la cocina, porque así me lo pide el cuerpo y el alma.


Mis otras pasiones: la danza, la naturaleza, la música, viajar, leer, hablar, capturar en mi retina cosas bellas, sencillas, naturales y comer… ¡comer saludable!


Más sobre mí….


Estudié Psicología en la Universidad Ramon Llull porque si algo tenía claro en esa época de mi vida era que quería ayudar a las personas y más tarde me especialicé en Psicología Clínica en Hospitales Generales (Hospital de Bellvitge, Barcelona). Me permitió tener un contacto directo con los pacientes y la enfermedad (trastornos alimentarios, TOC, adicciones, cardiopatías, cáncer, VIH …), pero con el tiempo necesité ampliar el enfoque cognitivo-conductual y me decanté por terapias más holísticas, concretamente hice el postgrado de Terapias Naturales: las emociones y las Flores de Bach (Hospital de Sant Joan de Déu, Barcelona).


Fueron unos años de muchos aprendizajes tanto personales como profesionales y a partir de ahí me lancé al mundo laboral trabajando como psicóloga de adultos e infantil durante más de 15 años, en consulta y escuelas. Fue una etapa bonita de mi vida, pero aunque me gustaba mi profesión me di cuenta de que necesitaba algo más, seguir ampliando mi trayectoria profesional. A menudo, un “run run” interno se manifestaba en mi conciencia. Lo hacía de múltiples formas, pero siempre con un denominador común: la alimentación, y ya no podía desatenderle.


Tomé conciencia de que puedo pasar horas cocinando, estudiando las propiedades de los alimentos, investigando cómo estos influyen en nuestra forma de sentir y de pensar, planificando menús, perdiéndome en los mercados y en la sección de gastronomía de las bibliotecas… y resulta que cuando lo hago ocurre algo maravilloso, el tiempo se detiene, me siento plena, tranquila y coherente. Y además, cuando cocino hago felices a los otros, bonita mezcla ¿verdad? Este es otro de mis motores.


Fue así como, poco a poco, contacté con este deseo que siempre había tenido pero que no había escuchado suficiente, lo reconocí, nombré, acepté y finalmente alimenté estudiando un Intensivo de cocinero (Escuela Hoffman, Barcelona), para más adelante seguir formándome en Cocina naturista y terapéutica, Dietética naturista y oriental, y Medicina china, emociones y alimentación (Instituto de Formación Profesional Roger de Llúria, Barcelona).


Soy una ferviente defensora de una alimentación saludable basada en alimentos primarios, ecológicos, de temporada y de proximidad, y también de un comercio justo y sostenible. Así respetamos los procesos y ritmos de la naturaleza, dignificamos el trabajo del payés y granjero y los alimentos que obtenemos están llenos de nutrientes y de energía vital.


En el año 2011 nació mi hijo Jan e inauguré otra etapa de aprendizajes intensos y profundos, de aquellos que se quedan grabados en cada poro del cuerpo. Con su nacimiento pasé de repente de la teoría a la práctica y sinceramente, menudo batacazo me llevé. Por defecto profesional, me había leído muchos libros de desarrollo infantil y de crianza, y podía decir que la teoría la tenía bien memorizada, pero qué diferente resultó todo cuando la tuve que aplicar con mi hijo y dentro de las paredes de mi casa.


Algunas veces llegué a sentir que estaba subiendo una montaña empinada llevando una mochila bien cargada a cuestas y otras veces en cambio, me sentí ligera, pudiendo disfrutar serenamente de la maternidad.


Y entre subidas y bajadas, sobre todo aprendí que para maternar a un hijo, si se quiere hacer desde el respeto, la conciencia y el vínculo, es necesario un reciclaje personal. Los hijos, son una oportunidad para conocernos mejor y seguir creciendo en nuestro proceso vital. Y yo, acompañando a Jan he aprendido mucho de él, pero sobre todo mucho de mí, y a día de hoy, os puedo asegurar que aún sigo aprendiendo.


Ser madre me ha permitido conectar aún con más fuerza con ese deseo que ya tenía de ayudar a las niños en su primera infancia y a sus familias. Creo desde lo más profundo de mí, que los primeros años de vida son trascendentales para el desarrollo personal y que por eso hemos de tratar la infancia con todo nuestro respeto y amor.


En fin, ahora ya me conoces un poco mejor. Espero que nos podamos ver las caras algún día y poderte ayudar, éste sería mi deseo.


Montse.



Recuerdos de mi abuela.