logo%20montse_edited.jpg
montsepijuan_edited.png

(RE)CONECTAR

Actualizado: 15 sept



En casa, tenemos la suerte de poder disfrutar de un pequeño jardín que nos ofrece colores y olores diferentes todo el año. Tener una planta baja con una salida al exterior no fue algo premeditado, porque nosotros éramos más de las alturas. Una terraza con vistas siempre había sido nuestra primera opción. Habíamos vivido en un ático del tamaño de un palmo con una pequeña pero bonita terraza y teníamos todos sus beneficios y placeres muy grabados en la memoria. Nos encantaba y por eso queríamos repetir, pero el destino nos llevó a ras de suelo. Tuvimos que cambiar las alturas por un trozo de tierra que decidimos transformar en nuestro hogar, con un jardín y un pequeño huerto que sin darnos cuenta han pasado a ser nuestro oasis de paz.


Me encanta despertarme y ver diferentes tonalidades de verde detrás de la ventana, como va creciendo el jazmín o como asoma un tomate detrás de su flor, lo considero un regalo para los sentidos, me da paz y me conecta con algo muy profundo.


Tal y como os lo cuento parece que esté viviendo rodeada de un inmenso jardín con muchas plantas y hortalizas, pero os aseguro que no es el caso, más bien se trata de que la vegetación que tenemos me produce tal satisfacción que cuando lo describo sin darme cuenta lo magnifico.


Probablemente también pensaréis que tampoco es para tanto, pero os aseguro que sí. Os animo a que tengáis una pequeña parcela de tierra, un tiesto con una hortaliza, un huerto urbano… y si no es posible, que salgáis de la ciudad a buscar verde, porque son pequeñas cápsulas de felicidad que nos dan algo muy valioso y escaso hoy en día, nos proporcionan la calma suficiente para estar en el presente.


Conectar con la naturaleza nos lleva a conectar con la vida y ¿sabéis que ocurre cuando lo hacemos? Pues que conectamos con nosotros mismos y ganamos salud, así de simple. No se trata de una receta milagrosa, sólo hemos de encontrar el momento para poder disfrutar de ella. Os lo recomiendo. Como si fuera una receta médica, pero sin pasar por la farmacia: dosis diarias de naturaleza.