logo%20montse_edited.jpg
montsepijuan_edited.png

PARA CONECTAR CON LOS HIJOS ES NECESARIO ESTAR PRESENTES


Cuando los adultos seguimos ese vaivén mental que va del pasado al futuro sin parar en el presente nos desconectamos de nosotros mismos y de nuestros hijos. Y de esta forma es muy difícil reconocer las necesidades reales propias y las de ellos.


Es necesario practicar la presencia plena, el estar presentes, en el aquí y el ahora porque vivimos en un mundo hiperestimulado que nos aleja de nuestro centro. Es necesario volver al cuerpo, a sus sensaciones y dejar a un lado ese runrun mental que siempre nos acompaña: “tengo que poner una lavadora”, “he de aclarar el enfado que tuve con mi madre”, “debería organizar las actividades del fin de semana” etc. Así podremos conectar con el otro, ver más allá de lo aparente, entender lo que de verdad hay detrás de algunos de sus comportamientos y de sus palabras y en definitiva podremos crear relaciones más sanas y auténticas.


Es una cuestión de amor hacia uno mismo y hacia los hijos, de tenerlos en cuenta, de susurrarles: “me importas”, pero sin palabras.


Practiquemos la presencia y que los que nos rodean se llenen de nosotros. (Es una buena práctica antes de que los peques empiecen el colegio).