logo%20montse_edited.jpg
montsepijuan_edited.png

PANTALLAS, COMIDAS Y NIÑOS...

Actualizado: hace 6 días


Con las pantallas (TV, tableta, ordenador y móvil) los niños se desconectan de sí mismos, de las sensaciones que sienten al comer para conectarse a algo externo que les abstrae. Además, dificultan mucho la comunicación entre los miembros de la familia, empobreciendo las relaciones personales. De hecho, con el ritmo frenético que llevamos hoy en día hay muy pocos momentos que podamos compartir y aún menos hacerlo de una forma calmada, pero también es verdad que si nos organizamos bien, las comidas pueden ser una oportunidad para mejorar el ambiente de nuestra pequeña tribu familiar, para conectar los unos con los otros.


A menudo, cuando unos padres me preguntan por el tema de las pantallas les pongo un ejemplo personal que viví hace 1 año con mi hijo: se fracturó la tibia haciendo deporte y cuando le llevamos a urgencias para saber el diagnóstico y que le curaran nos tuvimos que esperar un buen rato. Durante la espera Jan se iba quejando de dolor e intentábamos distraerle como podíamos, contándole historias, con abrazos, incluso intentando que se riese... pero pasadas las 2 horas empezó a temblar de dolor. En ese momento le dimos el móvil para que viera unos dibujos que le gustaban y al momento paró de temblar. En tan solo unos segundos se abstrajo del dolor y no necesitó calmantes durante un buen rato, así de potentes son las pantallas.


Por lo tanto, bienvenidas sean las pantallas siempre y cuando seamos conscientes de sus aspectos positivos y negativos y hagamos un buen uso de ellas.


Como norma general, durante las comidas es mejor evitarlas, precisamente por esta desconexión interna y externa que hacemos, pero ¡bienvenidas sean las excepciones de los viernes noche!


PD: Yo personalmente, recomiendo evitarlas antes de los 3 años de edad.