logo%20montse_edited.jpg
montsepijuan_edited.png

MEJOR SOSTENER Y NO JUZGAR

Actualizado: 16 sept



Los niños sienten las mismas emociones que nosotros (alegría, tristeza, rabia, miedo, vergüenza etc.), pero como neurológicamente su cerebro aún está en desarrollo, las expresan de una forma más intensa, sin un filtro racional que las canalice y necesitan de un adulto calmado que las sostenga, que las nombre y las valide.


Pensad que al contrario de lo que se nos ha dicho durante años, tanto en el ámbito escolar como en el familiar, las emociones no son ni buenas ni malas, simplemente son. No se pueden evitar, pero además hemos de saber que nos dan una información muy valiosa de nuestro mundo interior. Por eso no tiene sentido juzgarlas ni evitarlas, siempre será mejor expresar y atenderlas.


Si juzgamos a los niños por lo que sienten, provocamos que desconecten de sus emociones y precisamente una de las características de la infancia es que viven en el presente más absoluto y que están muy conectados con su cuerpo, sintiendo así las emociones de una forma clara y directa. Si desconectan de sus emociones se desconectarán poco a poco de si mismos. Entonces. es nuestra responsabilidad ponerles nombre, validarlas y acompañarlos con respeto y comprensión para que no pierdan esta conexión.


Acompañemos serenamente el sentir de nuestros hijos.