logo%20montse_edited.jpg
montsepijuan_edited.png

MEJOR ACOMPAÑAR LAS EMOCIONES QUE GESTIONARLAS.

Actualizado: 18 sept



A menudo cuando nos referimos a las emociones hablamos de GESTIONAR, pero me parece más adecuado el concepto ACOMPAÑAR. La diferencia parece sutil, pero en realidad es significativa porque como ya he ido comentando en otros posts, las emociones son impulsos que vienen de la parte más inconsciente de nuestro cerebro. No las podemos evitar y existen porque tiene un sentido que sea así. Nos expresan una información de nuestro mundo interior que tiene mucho valor. Nos pueden indicar que algo no nos gusta o que nos tenemos que proteger de una posible agresión física o verbal o que estamos transitando un duelo… No son buenas o malas, simplemente son, existen. Por eso, es mejor conectar con ellas, darles un espacio y tiempo para validarlas y sin pretender cortarlas, cambiarlas ni juzgarlas.


Dicho esto, es posible que ahora os preguntéis ¿pues entonces qué podemos hacer con ellas? ¿Nos dejamos llevar y ya está? No, porque una cosa es conectar con las emociones, reconocerlas y aceptarlas y otra diferente la interpretación posterior que hacemos de ellas y cómo actuamos. Este es un paso posterior, en el que ya interviene una parte más consciente y racional de nuestro cerebro. Es importante, poner atención a lo que sentimos y a los pensamientos que se nos activan porque estos serán el preludio de nuestros comportamientos. Dependiendo de cómo interpretamos lo que sentimos actuaremos de una forma más respetuosa con nosotros mismos y con los otros.


Gestionemos los pensamientos y los comportamientos y acompañemos las emociones.