logo%20montse_edited.jpg
montsepijuan_edited.png

MÁS ACOMPAÑAR Y MENOS SILLA DE PENSAR.

Actualizado: 16 sept




Los niños en la primera infancia aún están en el SENTIR y no en el razonar, por mucho que los adultos nos empeñemos en adelantar procesos se trata de una cuestión de maduración biológica y emocional que es importante respetar.


Hemos de adaptar los recursos pedagógicos a su desarrollo para que puedan sentirse respetados y puedan experimentar desde la curiosidad y la alegría por aprender.


Además, normalmente cuando se utiliza la técnica conductual de la silla de pensar se hace como un castigo a un determinado comportamiento del niño y al ser punitivo el niño es muy probable que se ponga en alerta o a la defensiva con lo que no estará abierto a aprender lo verdaderamente importante de esa situación. Por ejemplo, si un niño pega a un compañero y la profesora le regaña diciéndole que se vaya a la silla de pensar, el niño se sentirá desplazado y furioso y no estará abierto a aprender que aunque le quiten un juguete no puede pegar porque está dañando a otra persona. Y que tiene que encontrar otra forma de expresarse. Le podemos dar alternativas o incluso buscarlas entre los dos.


Deseo que os resuene.