logo%20montse_edited.jpg
montsepijuan_edited.png

ESTRATEGIA: LA CAJA DE CARTÓN


Esta caja de cartón que parece tan simple a la vista, contiene un mundo en sí misma: el mundo interior de algunos de los niños que vienen a la consulta.


Es un recurso que me gusta utilizar durante las sesiones porque a muchos niños les permite bajar las revoluciones de la mente y conectar con lo que les es más natural: su cuerpo y lo que sienten a través de él.


En la caja los niños guardan este sentir proyectado en trozos de cartulinas pintadas con acuarelas. Escogen los colores que les pide el cuerpo después de hacer varias respiraciones profundas y fluyen con los movimientos del pincel proyectando su mundo interior a través de formas simbólicas libres. En el ejercicio, no hay directrices, ni un guía externo, se trata de conectar y de expresar libremente un sentir, lo que salga, sin juicios. Todo está bien y así es suficiente. No dejamos un espacio a lo correcto o incorrecto, a lo esperable, a lo bonito o a lo feo, a lo adecuado o inadecuado. La caja acoge el sentir de cada uno tal cual es, todas sus versiones expresadas en todos los colores.


Es verdad que con esta actividad artística se hace un trabajo muy sutil, pero no minimicemos lo que es sutil en la vida porque con el debido tiempo se manifestará con fuerza y consistencia.


También es verdad que al principio, a los niños les cuesta un poco entrar en la dinámica y a veces se sienten perdidos, normal, están acostumbrados a estar muy pautados, pero cuando conectan con su cuerpo, les resulta fácil y natural. Demos un espacio y un tiempo a lo que surja.