logo%20montse_edited.jpg
montsepijuan_edited.png

EL ESTRÉS Y LA TENSIÓN NOS LLEVAN A PROCESOS INFLAMATORIOS

Actualizado: hace 6 días



Hace semanas que veo que la tensión y el estrés poco a poco se están infiltrando en el día a día haciendo mella en nuestro psiquismo, tanto en niños como en adultos. Y sinceramente, no me extraña. Hay muchas familias que llevan meses sosteniendo mucho y no lo tienen fácil para salir indemnes de ello.


En este post voy a nombrar algunos factores que pienso que nos han llevado a este punto de tensión personal y social, con el simple objetivo de aumentar el nivel de comprensión y de consciencia:

  • Desgaste post-pandemia: inestabilidad económica, aislamiento social, miedos, cansancio, reducción de la actividad física, incertidumbre, exceso de malas noticias etc. que ha producido un aumento de determinadas hormonas como la del estrés, el cortisol.

  • Poca educación emocional. Tenemos pocos recursos para entender las propias emociones y para saber qué hacer con ellas. Y evidentemente, si no lo sabemos hacer con nosotros mismos es difícil sostener y acompañar a nuestros hijos adecuadamente.

  • Consumo de estimulantes y exceso de ultraprocesados que producen una inflamación de nuestros intestinos y en consecuencia del cerebro.

  • Exceso de exposición a las pantallas que nos conectan más a una vida virtual que a la real y nos alejan del desarrollar habilidades necesarias para vivir con más plenitud, como la tolerancia a la frustración, la creatividad, la concentración, la paciencia etc. Además, como una parte de su contenido es violento lo acabamos normalizando y mimetizando.

Todo ello nos lleva a tener un cerebro permanentemente inflamado, a hacer desconexiones entre la amígdala (nuestro centro emocional) y la parte prefrontal del cerebro (relacionada con el autocontrol) y como consecuencia tenemos menos entendimiento emocional, menos capacidad para tomar decisiones adecuadas y más impulsividad.


Está en nuestras manos cambiar esos hábitos que nos perjudican física y psicológicamente. Si lo hacemos también podremos ser un modelo más saludable para nuestros hijos.

Seguimos.