logo%20montse_edited.jpg
montsepijuan_edited.png

EDUCAR SIN GRITOS NI BOFETONES

Actualizado: 16 sept



Hoy quería colgar la receta de una tortilla prebiótica muy otoñal, pero a primera hora de la mañana he escuchado una noticia en la radio que me ha hecho cambiar de opinión.


Resulta que durante el anterior confinamiento aumentaron los malos tratos a los hijos en el ámbito familiar y como estamos ante otro posible estado de alarma he priorizado lanzar esta reflexión.


Hemos vivido muchos años con el paradigma educativo de que los hijos tenían que obedecer a toda costa, y si eran necesarias medidas irrespetuosas para conseguirlo pues se utilizaban, y tan anchos, porque lo importante era la obediencia. Si por el camino se pisoteaba la autoestima, si se construían vínculos basados en el miedo, si se doblegaba la voluntad a base de gritos, eso no importaba… porque lo prioritario era obedecer. ¿Os suena el mantra social: “los niños son muy listos, nos toman el pelo y se deben enderezar”?.…. uffff, tiene tela la frase.


Pienso que ha llegado el momento de tomar conciencia y cambiar este paradigma. Es urgente mirar a los niños con todo nuestro respeto. Ver que son personas que tienen la misma humanidad que los adultos aunque sean más pequeños y estén en proceso de crecimiento. No les hagamos a ellos lo que no nos haríamos a nosotros mismos o a un ser querido. Los hijos no son de nuestra propiedad, vienen a hacer su propio camino y los padres estamos ahí para acompañarles asertivamente.


Entiendo que la situación para muchas familias es difícil, pero aún con más razón es necesario cambiar estos esquemas educativos hirientes por una mirada de igualdad humana. Así ensanchamos el corazón, el nuestro y el suyo y mejoramos mucho los vínculos, la salud personal y familiar.


¡Basta ya de gritos, insultos y bofetones. ¡Pongamos conciencia en ello porque no aportan nada, además de que destruyen.