logo%20montse_edited.jpg
montsepijuan_edited.png

CUANDO QUIERES COMER BIEN, PERO ESTÁS CANSADO...

Actualizado: 17 sept


Ayer tuvimos invitados en casa y como me sentía bastante agotada del ajetreo de la semana, quise ponerme las cosas fáciles y preparar un "Pollo asado al horno", evidentemente ecológico, con patatas, manzana, cebolla, anacardos y muchas hierbas aromáticas (romero, tomillo y orégano). Y lo acompañé con una buena ensalada de rúcula, canónigos, granada, zanahoria y germinados. ¡Fácil y rico, rico!


El horno nos permite un tipo de cocción muy interesante porque respeta bastante el alimento, además de que nos libera de mucho trabajo. Solamente hemos de pensar en los ingredientes que necesitamos para hacer la receta, cómo los vamos a aderezar y controlar el tiempo de cocción, el resto del trabajo ya lo hace él.


Pensar también que la temperatura que le ponemos al horno no es la que le llega al alimento, sino que es bastante más baja porque el calor se transmite por aire, no hay un contacto directo como puede haber cuando cocinamos utilizando los fogones.


PD: Si compráis un pollo ecológico entero os saldrá más económico que si compráis sólo unas partes. Si no lo consumís todo, tendréis un tupper para otro día, lo podéis congelar o incluso si os animáis, podéis hacer croquetas con su carne e incluso un caldo con la carcasa. ¡Así lo aprovecháis todo!