logo%20montse_edited.jpg
montsepijuan_edited.png

¿CÓMO CONECTAR CON LOS NIÑOS PEQUEÑOS?

Actualizado: 18 sept



A menudo os hablo del concepto de CONEXIÓN porque lo considero imprescindible para mantener relaciones de calidad con los hijos, alumnos o pacientes. Aporta la serenidad de ser reconocido.


Nos permite co-crear relaciones psicológicamente saludables en las que tengan cabida el amor, el respeto y también los límites y las normas.


¿Pero cómo se crea? Es algo que se siente, pero aquí os dejo algunas pautas que pienso que os pueden ayudar:

  • Principalmente es necesario partir de la voluntad sincera de querer conectar con el otro, de verle tal y como es. Si nos cuesta, deberíamos hacer un poco de introspección para reconocer lo que nos lo impide.

  • Desarrollar la capacidad de observar con atención plena, dejando las expectativas de lado y sin querer corregir constantemente ni imponer nuestras opiniones.

  • Concretar algún momento durante la semana para hacerlo. Pensar en alguna actividad que os guste, tanto a vosotros como a ellos y agendarla. En niños pequeños es muy interesante el juego libre porque les permite ser ellos mismos y proyectar su mundo emocional, pero soy consciente de que a muchos adultos les aburre o no saben muy bien cómo hacerlo. Entonces podéis pensar en otras actividades semidirigidas como hacer manualidades, juegos de mesa, actividades motrices etc.

  • Reconocer sus deseos y necesidades y nombrarlas.

  • Pedir perdón si en algún momento nos equivocamos y rectificar.

  • Transmitirles amor incondicional: “pase lo que pase yo estoy aquí”.

  • Contacto físico: masajes, dormir juntos cuando nos apetezca, ducharnos juntos etc.

  • Cuando se desbordan o enfadan también es un buen momento para intentar conectar, de hecho es uno de los momentos que más lo necesitan.

  • Preguntarles directamente qué podemos hacer para sentirnos más cerca los unos de los otros.


La conexión es como una red que vamos tejiendo con los niños desde la gestación y que nos va uniendo. De hecho, en momentos difíciles es esta red es la que nos sostiene.


Y aunque sintáis que tenéis poca conexión o ninguna, pensar que cada día es una nueva oportunidad para empezar a tejer o retomar el punto dónde lo habíais dejado porque ellos están deseosos de que conectemos. Incluso, si ponéis más conciencia en ello, podréis crear una red más flexible y resistente.