logo%20montse_edited.jpg
montsepijuan_edited.png

¿CÓMO ACOMPAÑAR LAS EMOCIONES?

Actualizado: 18 sept


Retomando el hilo del escrito anterior sobre cómo ACOMPAÑAR las emociones de los niños en la primera infancia (0-6 años), deciros que es necesario conocer las características de las diferentes etapas madurativas para entender su sentir y sus comportamientos porque el conocimiento nos ayudará a ser más comprensivos y a actuar de forma respetuosa.


El cerebro de los niños pequeños está en desarrollo, viven las experiencias desde su parte más emocional (primaria) ya que su corteza frontal, la encargada de razonar, de controlar los impulsos o de tomar decisiones está en desarrollo. Por eso se desbordan y pueden tener reacciones muy intensas.


Además, a esas edades tempranas filtran las experiencias a través de su YO, que está en construcción, por eso, a esa etapa se la llama egocéntrica. No pueden vivirlo de otra forma. Durante un tiempo van a afianzar su estructura psíquica con frases del tipo: “mami es que yo necesito…”, “papi es que yo quiero…”, “lo quiero hacer yo…”, “¡no! yo”.... Les va a costar entender nuestros deseos porque primero ven los suyos. A muchos adultos les puede parecer una etapa pesada, y más aún si tienen poco tiempo para dedicarles y están estresados, pero es importante respetar estos tempos para que construyan su mundo interior y más adelante puedan ser empáticos con los otros.


Por todos estos motivos, es responsabilidad de los adultos tomar conciencia de la etapa madurativa en la que se encuentran y después intentar conectar con lo que los pequeños están sintiendo. Validar sus emociones, mostrar nuestro apoyo de forma calmada y poner límites si la situación lo requiere, por ejemplo si son irrespetuosos o su comportamiento implica un riesgo para ellos mismos o para los otros.


Si conseguimos conectar con su emoción, sin castigar, pegar, juzgar o menospreciar, se sentirán comprendidos, acompañados y poco a poco baje la intensidad de su emoción. Y desde ese punto será más fácil empezar a razonar (evidentemente dependerá de la edad del niño), que nos escuchen y dar alternativas más adaptativas y respetuosas de comportamiento.


El desarrollo cerebral del niño, sus conexiones neuronales se irán modificando según las experiencias vividas y el trato recibido.


Espero que os sea útil.