logo%20montse_edited.jpg
montsepijuan_edited.png

2. MÁS COSAS QUE PODEMOS HACER PARA AYUDAR EN LAS ADAPTACIONES

Actualizado: hace 4 días


Dejar que los niños lleven un muñeco u objeto de apego al jardín de infancia o a la escuela. Son muy pequeños aún y les cuesta estar muchas horas fuera de casa. El hecho de tener cerca algún objeto que les vincule con la familia-casa les ayudará.

  • Evitar distraerlos constantemente con juguetes, haciendo un montón de actividades o diciéndoles frases del tipo “no estés triste, pero si te lo vas a pasar bomba” porque así no evitarán sentir lo que sienten. Su emoción no desaparecerá, solamente se quedará desplazada y saldrá en otro momento más propicio, cuando se sientan seguros para sacarla. Mejor validar y acompañar con presencia. Sostener. ¡Esto sí que es ayudar a desarrollar la inteligencia emocional!

  • Si los niños necesitan contacto físico mejor dárselo, pero si por el contrario necesitan su espacio, respetarlo también. Podéis mostrarles que estáis ahí para lo que necesiten, pero sin llegar a estar encima de ellos.

  • Como padres es importante despedirnos cuando los dejáis en la clase. Y si lloran, podéis hacer el ejercicio de empatizar, de poneros en su lugar y ser más comprensivos. No lloran por capricho. Para ellos no es nada fácil. Les ayudará el que pongáis palabras a su sentir, por ejemplo: “entiendo como te sientes, no es fácil. Yo también te echaré de menos y es normal, hemos estado mucho tiempo juntos y confío en la fuerza que tenemos dentro, tanto tú como yo. Nos podemos dar un abrazo para calmarnos y sentirnos el uno al otro. Te quiero. Más tarde te recogeré con muchísimas ganas de verte y de hacer algo juntos”. Buscar siempre la conexión, es el primer paso.

  • No les culpéis ni critiquéis si están enganchados a vosotros. Necesitan sentirse seguros.

  • Los adultos también os tenéis que cuidar porque estos días estáis siendo su sostén. Validar también vuestro cansancio, culpa, miedo o tristeza y buscar espacios para cargar las pilas, para expresaros con libertad, sin juicios y también para entender lo que estas emociones os vienen a decir. Los niños os necesitan calmados, comprensivos y entregados.


¡Os deseo mucha desconexión para este fin de semana!